MONO

Natural, cálido y espontáneo, irradia tal alegría de vivir que es la envidia de los que le rodean. Es ingenioso y siempre astuto. Su sociabilidad le hace entenderse con el resto de signos aunque a menudo esta es una táctica que utiliza para sus fines, ya que es bastante interesado. Su vanidad le hace sentir en una posición más elevada.

Es un intelectual nato, su sed de conocimientos es inagotable. Es un buen anfitrión capaz de dirigir un discurso sobre cualquier tema que se le plantee, está informado de todo, a cualquier cosa presta atención, y su gran memoria hace el resto.

Impulsivo en extremo, puede resolver los problemas más difíciles con asombrosa rapidez, pero le pierde la impaciencia y su complejo de superioridad.

Puede destacarse en todas las profesiones: la política, el comercio... es hábil en las empresas de gran envergadura, astuto en operaciones financieras que comporten riesgos.
Esto lo hace merecedor de una buena posición económica, a pesar de algunos problemas financieros debidos a su exceso de seguridad.

Sus relaciones amorosas son turbulentas si no encuentra a una persona que sepa entender su enorme vanidad y orgullo, lucha denodadamente por un amor ideal e inalcanzable, cuando lo ha conseguido y lo sabe suyo, pierde interés y pretende cambiarlo por otro de las mismas características, es por eso que su pareja ha de tener muy claro que nunca debe ofrecerse del todo, siempre ha de darle a entender que le quedan cosas por descubrir. Le gusta rodearse de niños a los que enseñará a ser triunfalistas como él.