CERDO

Su imagen de bonachón no engaña. Amigo leal se entrega sin reparos, sus amistades duran toda la vida, peleándose con quien sea necesario para defenderlos. Galante y servicial no duda en hacer favores a quién se los solicita. Acepta sus derrotas con serenidad y los defectos ajenos con tolerancia. Posee una absoluta sinceridad, que en ocasiones le perjudica a sí mismo. La mala fe de sus adversarios lo desarma completamente. Difícilmente miente, y solamente lo hace para defenderse.

Es inteligente aunque nunca hace alarde de ello, se siente impotente ante la hipocresía, riguroso en sus acciones no acepta arreglos de conveniencia.
Es un alegre compañero en grupo. Es un intelectual con gran sed de conocimientos, aunque no presumirá de ello, lee todo lo que le cae en las manos, no discrimina entre la lectura, así es un buen informador en muchos temas pero con demasiada frecuencia son superficiales o sin interés para sus contertulios.

Su fuerza de voluntad y autoridad desarman a los que le ven solo su aspecto bonachón, tiene una fuerza interior temible a la cual nadie puede oponerse, cuando toma una determinación nadie logra detenerlo, aunque antes ha estado sopesando los pros y contras de tal acción.
Las mujeres de este signo son buenas anfitrionas y muy detallistas, les encanta obsequiar a sus amigos con detalles pensados para ellos.

En el mundo laboral se desenvuelve a la perfección, su gran sensibilidad le hace merecedor de trabajos que no puede hacer todo el mundo, no tendrá problemas de dinero aunque esto no es lo que más le preocupa.

En el amor es propenso a que le engañen, pero si consigue un amor verdadero lo mantendrá toda la vida. Le encanta rodearse de niños y disfruta con una vida familiar tradicional.